12 jun. 2016

Mis nietos


Me pregunto muchas veces qué pensarán mis nietos al verme siempre inmóvil en el sillón ó en la cama. Cierto es que me han conocido así: una abuela que no les habla, ni les lleva al parque, ni les da de comer, ni achuchones, ni nada de nada.

Mi Jose Damian, el mayor de los tres, con menos de 3 añitos, parece que ya se da cuenta de que estoy enferma. Siempre que oye mi timbre, viene corriendo y me dice "¿Qué quieres abuela?", y sin esperar respuesta se va a buscar a su madre. Este niño lo habla todo, a veces nos quedamos estupefactos con los términos que utiliza...

El verano pasado, con apenas 19 meses, sus padres decidieron quitarle el pañal, evidentemente no es cosa fácil, cuanto más que era muy bebé. Lo recuerdo muy bien porque cada vez que tenía un "accidente" y le oía llorar y decir: "Pedón iento ucho", se me saltaban las lágrimas. Pero ahora es totalmente independiente en ese aspecto, él va al baño solo y cuando hace caca incluso intenta limpiarse solo. Hace 2 días apareció completamente desnudo, y cuando su madre le dijo: "Damian, ¿por qué te quitas la camiseta?" Sin inmutarse, mi niño dice "Porque me estorba para limpiarme el culo", dicho en su lenguaje, ¡es que me muero de risa!




Como el día en que su tia vestida de flamenca para la feria, le preguntó: "¿Estoy guapa Damian?", la mira de arriba a abajo y mientras seguía jugando le oí decir: "Tita losa tá loca loca loca".
Otra cosa que tiene es que siempre quiere ayudar, a empujar mi silla, ponerme los cojines, pinchar mi dedo para comprobar el nivel de azúcar... El otro día, quería pincharme y mi hija le dijo: "Damian, me olvidé llamarte, ya lo he hecho yo sola", y dice el niño "Ota vé poque la abuela tá mu malita". Cosas así miles... Te quiero tanto Jose Damian, que nunca podrás imaginarlo.

Lisa Maria, mi niña, tú que pasas menos tiempo conmigo, porque todos los días te vas con tus abuelos, te aseguro que si yo estuviese bien, nos divertiríamos mucho juntas.

Lisa tiene un año menos que su primo, es decir que en septiembre Damian cumple 3 añitos y Lisa 2. Ambos están adelantados para su edad. Lisa ya habla mucho, desde luego explica muy bien lo que quiere. Es muy lista y me encanta verla con sus coletas ó mini trenzas, la carita despejada, siempre muy seria y coqueta en las miles de fotos que le hacen los padres. Tal cual su madre de bebé, mis amigas me decían: "Es que sabe que tiene un serio muy bonito"... Desde luego, era una morenita preciosa, pero poco sonriente, incluso conmigo, si le reñía me miraba fijamente con sus inmensos ojos oscuros y sin decir nada...

Mi nieta, de bebé con unos 6 meses, me giraba la carita cuando mi hija la acercaba para darme un beso. ¡Qué disgusto madre mía!... Pensaba "esta niña no me quiere" y hasta lo veía normal...
Pero ahora me da unos besitos tan tiernos... Tanto ella como Damian, cuando estoy con el ordenador y llegan ó se van, el saludo y la despedida es un beso en cada pie, porque los tengo elevados y saben que no me pueden mover. Es que son tan lindos... Lisa te quiero muchísimo. Nunca sabrás cuanto. 


¿Y qué decir de mi Rubén? El hermanito de Damian, acaba de cumplir un año y va por ahí andando a su aire ó bien detrás del hermano y de la prima. Lisa le dice hermano y si le dicen que es su primo, ella dice "NO, MANO".
Rubén, con decirte que aún en el vientre de tu mami, cuando yo estaba tan mal, has tirado de mí... Un día dije: "Tengo que vivir para ver si Rubén está bien y si necesita mi ayuda", es la pura verdad. Gracias a Dios estás perfectamente, eres tan guapo y tienes una sonrisa que ilumina mi vida.  Y esos besos babosos en mis rodillas... Te adoro Rubén.

Tengo 3 nietos que son 3 soles.



(Escrito con la mirada)