18 feb. 2011

Cosas de la vida


Es asombroso la de cosas que observo sin salir de casa...
Esta semana ví como talaban "mis árboles" dejandolos totalmente desnudos. En unos días empezarán a brotar los primeros tallos y hojas, y poco a poco, ocultarán casi por completo los bloques de pisos del otro lado de la avenida.
En realidad esos árboles no son míos, solo tengo la suerte de que estan en un pequeño jardín que separa mi edificio de la avenida y del polígono norte. Creo que su existencia fue decisiva en mi elección cuando, hace 10 años, decidí comprar un piso en la ciudad (lo más cerca posible del centro y en acorde con mi economía).
Nunca olvidaré ese verano, en el que una vez más, el destino decidió ponerme a prueba (ó burlarse de mí)... Mis hijos tampoco podrán olvidarlo, estoy segura.
Ya tenian 23, 18 y 16 años respectivamente, y lo último que se esperaban, era que sus padres se separasen... Ni yo misma me lo esperaba. Aunque dí todos los pasos de la separación, pienso que hubieran perdonado a mi marido si él me lo hubiese pedido... No solo no lo hizo, sino que parecía aliviado de que yo resolviera la situación familiar que él había provocado por una infidelidad que, esta vez, era tan evidente que hasta yo, que siempre me creía sus mentiras, lo tuve claro... más claro que el agua.
Él nos dejó marchar, sin hacer nada para retenernos...
Fue una etapa difícil. Llevaba 10 años viviendo en su pueblo y manteniendo a flote el negocio y la familia... Un pueblo donde "NO se me había perdido nada" y cuyo suelo nunca hubiera pisado, de no ser porque ese era su sueño, como él decía.
Después de estudiar todos los aspectos de la situación le dije: "Quédate tú que yo me voy", y en apenas 2 meses (que me parecieron 2 años), después de ver varios pisos, nos decidimos mi hijo y yo, por este bajo "alto" de esquina, todo exterior, pese a que había que restaurarlo enteramente...
Esta mañana, al ver todos los árboles podados, le dije a Mylena que podara también las 2 plantas en el pollete de mi ventana, únicas supervivientes a la ELA, y desde la cama observé cómo lo hacía.
Primero fue a la cocina a por las tijeras, luego volvió a por el cubo de la basura y viceversa. Cuando terminó yo tan solo miraba, pero ello se dió cuenta y dijo "¿Qué? ¿Que voy a gastar el pasillo, no?" Y las dos nos echamos a reir...
¡Qué vida esta!

12 comentarios:

  1. é...que vida! essa ingrata que escolhe por nós,
    tantas vezes,e nos obriga a aceitar ,essas escolhas. parece que foi ontem, que chegas-te aqui a minha casa, dizendo(separei-me) e já lá vão 10 anos. que bom que podes apreciar um
    pouco de natureza através de tua janela. fizes-te uma boa compra. a tua casa é tambem minha
    quando vou a Sevilha .beijos

    ResponderEliminar
  2. Lo siento mama, a veces soy un poco improductiva, sobre todo cuando doy 2000 vueltas... jijiji... que numero de vueltas tan curioso... jiji.. TQ pa reventar!

    ResponderEliminar
  3. Hola Adilia Aires (AA) Hoy descubrí tu blog lo cual me alegró un montón, el primer post que leo me pareció conmovedor, este relato actual y pasado, mis árboles, mi separación, mi ELA, esto y otras cosas al fin y al cabo “son los pasos que nos da la vida” te seguiré tenlo por seguro y disculpas por no haberte descubierto antes, 53 abrazos Josep

    ResponderEliminar
  4. hola adilia .me senti muy emocionado al leer me apasionan tus vivencias .....un beso

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Mamá, tú haces que este piso sea la mejor vivienda del mundo.
    He vivido en otros lugares, pero "mi casa" siempre ha sido la casa donde estabas tú... eso es así y no se puede explicar.
    Cuando nos mudamos de la casa del pueblo y nos vinimos a vivir a este pisito, echaba de menos aquello.. pero fue ir 2 veces después de la mudanza y comprobar enseguida que aquella casa ya no era mía, que ya nisiquiera era la misma casa... porque sin tí no tenía magia. Se había convertido de repente en un lugar frio y hostil.

    Me viene a la mente, y te va como anillo al dedo, un trozo de una canción de Joaquin Sabina:

    "Porque una casa sin ti es una emboscada,
    el pasillo de un tren de madrugada,
    un laberinto
    sin luz ni vino tinto,
    un velo de alquitrán en la mirada...
    Porque una casa sin ti es una oficina,
    un teléfono ardiendo en la cabina,
    una palmera
    en el museo de cera,
    un éxodo de oscuras golondrinas"

    ¡Qué vida esta!
    ...Y cuántas maneras diferentes hay de ver unos mismos árboles, desde una misma ventana.

    █▀█▀█┼█▀▀┼┼┼█▀▀█┼█┼┼█┼█┼█▀▀ i █▀▀█┼█▀▀█
    ┼┼█┼┼┼█▀┼┼┼┼█┼┼█┼█┼┼█┼█┼█▀┼ ┼█▀█▀┼█┼┼█
    ┼▄█▄┼┼█▄▄┼┼┼█▄██┼█▄▄█┼█┼█▄▄ ┼█┼▀█┼█▄▄█

    ResponderEliminar
  7. Creo q hay gente q nace con estrella y otros estrellaos, y q ese sorteo está amañao...
    q se te perdio a ti en aquel pueblo?? el sueño de él'.
    y tus sueños, nuestros sueños? A mi me embarga la sensacion de haber tirado el tiempo.
    (No se disculpó, pero reconocio y valoró tu trabajo???)
    Sabes, debe ser cierto eso q dicen q tenemos un gemelo... mi suegro debió dejar su semillita por ahí!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo siento que me matan algo cuando veo a personal contratado talando árboles. Entiendo que por riesgo puedan talar algunos, peor no por autonomasia. Cada vez nuestros parques son más de cemento, no me gusta el rumbo que toman el prototipo de las ciudades, no me gusta...

    ResponderEliminar
  9. leerte y sentir que desprendes un aura de amor y de belleza que me me deja mudo.... ver lo fértil que haces con el esfuerzo diario y el cariño, me hace desaparecer... gracias por compartir tu tiempo, tu silencio, tu fuerza...

    ResponderEliminar
  10. Rosa disse coisas muito belas. por teres conseguido isso, por tudo o mais que ainda
    fazes por todos nós,SERÁS SEMPRE ESPECIAL.

    ResponderEliminar
  11. As "casas" são quem nelas habita. É por essa razão que essa pequena casa passou a ser um mundo de coragem, de sabedoria e de amor. As árvores são companheiras e testemunhas.`
    É pena que a vida tenha sido dura em diversos momentos e a falta de reconhecimento e de atitude de quem partilha uma vida connosco custa muito, mas ... "o que não nos quebra torna-nos mais fortes" . Alguém tem de tomar decisões por mais duras que sejam e era claro que só a tia o podia fazer. PARA QUE SE SAIBA: é um ser humano extraordinário e quem não o reconheceu ou reconhece é porque não está à altura de o fazer.
    UM ABRAÇO DO TAMANHO DO MUNDO... e vem aí a Primavera anunciam as suas árvores.

    ResponderEliminar
  12. Adilia me encanta como cuentas las cosas "normales?" de tu vida. El simple relato de la poda de unos arboles y una pincelada de tu vida, son como el inicio de una novela que podria continuar sin dejar de interesar como sigue la historia............... Un beso Joaquin.

    ResponderEliminar