27 jun. 2010

Análisis sobre el comienzo de la ELA: Fuera fantasmas! (Parte1)

Hoy voy a ponerme a prueba, y sacar los fantasmas del armario, por lo menos los referentes a la E.L.A.
Preguntar porqué a mí, es la primera y más inútil interrogación.
Por muchas vueltas que le dé al asunto, soy incapaz de saber cuando empezó. Sé que en 2004, un día de lluvia me caí en la calle y que como consecuencia, estuve mucho tiempo padeciendo dolor en la rodilla derecha, hasta llegar a una intervención quirúrgica. Pero en esa ocasión estoy segura de que mi pie falló el bordillo de la acera como le puede pasar a cualquiera.
Poco a poco fui mejorando pero creo que el fin de este problema se confunde con el inicio de los síntomas de la ELA. Quizás fuese en 2006 cuando tuve una caída abrupta en plena calle. Iba con una compañera de Canal Sur cuando, sin ninguna causa, mi cuerpo fue como proyectado brutalmente al suelo sobre el costado derecho, como si hubiera perdido la consciencia. No me hice daño y olvidé el episodio, de la misma forma que no eché cuenta algún tiempo después, de una ligera pérdida de fuerza en la pierna izquierda, sobretodo tras largo rato de estar sentada...
Yo seguía con mi vida como si nada hasta que se repitió el incindente de la repentina caída en la calle, que por coincidencias de la vida, se produjo exactamente en el mismo lugar y en compañía de la misma  camarada a la salida del edificio de R.T.V.A., como si se tratara de la repetición de la secuencia de una película. Ese día yo me iba directamente a una cita médica, y no quiero ni pensar en lo mal que lo pasé cuando llegó mi turno, pues una vez en frío no podía moverme.
Como pude volví al trabajo, dos días después, cuando ya se atenuaba el dolor y amoratado del golpe. Caminaba por el puente de la Barqueta cuando una punzada en los tendones de la ingle casi me tira al suelo. No podía llamar a mis hijos, pues Jon vivía en Paris, Mylena también se habia ido a la capital francesa con una beca Erasmus y Rosalia estaba en Ibiza. No sé como llegué al hospital. Mientras esperaba en la consulta de urgencias, saqué el movil del bolso para avisar que llegaría tarde al trabajo y vi que me había quedado sin batería. Contrariada pero sin otra opción que esperar, empecé a organizar mentalmente mi sustitución para los próximos días. Ahí estaba cuando sentí una mano en mi hombro, y alguien preguntar qué hacía alli. Era Leticia, la nuera de María, con la que seguía en  contacto. Ella también se había caído. Esperamos juntas, me dejó su teléfono con el que pude hacer dos ó tres  llamadas, y una vez hemos terminado, nos despedimos y me marché casi llorando de dolor.
Aquello duró mucho + de lo previsto. No podía salir, pero con las muletas me arreglaba por casa y le pedí a mi vecina que sacara a mi perra esos días. Isabel, esta encantadora vecina que nos adoptó desde nuestra llegada al edificio, no solo se ocupó de Telma, también me traía comida, limpiaba el suelo y cualquier cosa que necesitara.
Mientras Jose, que venía a verme a menudo, me decia: "Adilia, tu hija me va a matar cuando se entere", y es que yo no quería perturbar las vidas de mis hijos. Finalmente me rendí y le dejé que avisara a Mylena, quien a su vez avisó a sus hermanos. Al dia siguiente, Rosalia aterrizaba en Sevilla, mientras su hermana liquidaba sus asuntos en Paris para regresar definitivamente.

6 comentarios:

  1. Todos volvimos al nido como hormiguitas q quieren mucho a la hormiga reina...
    La verdad es que cuando te pones a pensar en lo rápido que suceden las cosas, en cómo algo insignificante adquiere de la noche a la mañana un valor distinto... Más vale no preguntarse el porqué de las cosas, aunque a veces resulte inevitable.
    Cuentas todas estas cosas y vienen a mis recuerdos como un terremoto, como el principio del desequilibrio y todo lo demás...
    Pfff... Pero bueno, aquí estamos, dando caña a todos los contratiempos! Con un par de...

    ResponderEliminar
  2. Ia dormir um bocadinho antes de me fazer à estrada para buscar a mãe, mas antes resolvi abrir o computador e não quero deixar de comentar a tua última entrada. Tudo o que escreves está na minha cabeça, pois graças a Deus desde que saíste de Puebla, ficámos muito mais próximas, talvez com mais tempo? e acompanhei mais ou menos de perto o percurso até aqui. Interroguei-me e comentei algumas vezes o estranho que me pareciam as tuas quedas, mesmo as que não tiveram consequências, e nunca deixei de pensar nisso.
    Porquê a ti, também é uma pergunta constante. Penso que Deus não escreve direito por linhas tortas, mas sim torto por linhas direitas.
    Ninguém escolhe, e os nossos porquês, ficam sem resposta, tudo é um grande mistério.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón Rosa, no vale la pena preguntarnos el porqué de las cosas..suceden y ya está, pero a veces es inevitable hacerse esas preguntas que nos duelen en el alma...Pero Adilia con esos hijos que tienes seguro que tu fuerza aumentará día a día.Lo estáis afrontando de una manera tan digna como lo hizo Jose y eso es señal que os queréis y el cariño hace la fuerza...Vais a poder con TODO...Adelante. Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  4. SIM. Se alguém pode é esta minha tia. "Prova provada" é que aqui estamos neste espaço e a tia é o motor, a voz que se faz ouvir e anda para a frente - vencendo as novas dificuldades a cada dia. O meu grande carinho - apesar de ter junto de si o maior carinho possível os meus três primos - que está claro logo se vê ... são os filhos desta Mãe Coragem.
    Como eu imagino o eco da pergunta: "porquê eu?" é inevitável, quem ama a vida e ama os seus pergunta porquê eu, mesmo sabendo que não há razão - porque é que tantas pessoas têm doenças terríveis, acidentes graves, mortais? Tantas crianças... contrariando a lei natural da vida? Não há uma razão… e se há só pode ser uma razão de força superior teremos de acreditar? Eu acredito que vai continuar a lutar, a seguir a um momento de fraqueza seguir-se-á outro de maior força. Toda a minha energia positiva para a Calle Diego Puerta – Bajo A – Sevilla e um super-beijo, Manuela.

    ResponderEliminar
  5. mi padre también empezó con múltiples pérdidas de equilibrio y una caída en el verano de 2008, después de casi dos años de pruebas esta navidad nos trajo la ELA...
    9 meses después siguen con la evitación y no aceptación.
    Gracias por tu blog.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Escribes tan lindo! Hasta para contar nuestros padeceres. Eres una Gran Persona!!
    Te mando muchos cariños desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar