30 jun. 2010

Situaciones: No me lo puedo creer

Estoy tratando de escribir la segunda parte de ANALISIS pero me resulta laborioso, asi que hago una pausa para amenizar la tensión, con una o dos bobadas de la serie "SITUACIONES".
Situación de "NO ME LO PUEDO CREER".
Esto fue una tarde en que estábamos en casa, mi marido los niños y yo. Mientras me planteaba llevar a mis hijos al parque, su padre anunció que se iba a jugar al billar. Entonces me acabé de decidir, aprovechando que ya que él sacaba el coche, me ayudaría a bajar a los niños, bicis y monopatines y nos dejaría en el parque que además le cogía de camino. Asi que nos preparamos, bajamos la escalera y él se fue a por el coche aparcado en la calle transversal a la nuestra, mientras yo le esperaba en la puerta con todo el equipo y equipaje...
El tiempo normal de espera podria ser de 5 minutos ó como mucho 10, pero pasados 20 aún no había vuelto y a la media hora mi impaciencia empezó a transformarse en una mezcla de irritación y preocupación.
Como tengo mucho aguante aún dejé pasar 15 minutos +, tras lo cual completamente estresada, les dije a los niños q se habia hecho tarde y q lo dejábamos para mañana.
Entonces no había móviles y no me quedaba otra alternativa que esperar, claro.
Una vez en casa, mientras preparaba la cena tuve claro que si le hubiera ocurrido algo ya estaría informada y que sólo cabía una posilidad. Seguro que ya lo habeis adivinado... Pues si: sencillamente ¡se había olvidado de nosotros!
Cuando acosté a los niños, llamé al salón de juegos donde solía ir, cosa que no hacía prácticamente nunca. Por eso, cuando el camarero le pasó el teléfono, lo primero que dijo extrañado fue "¿Pasa algo?"
Traté de reunir todo mi sentido de la malvada ironía para decir: "Nada grave, solo me preguntaba dónde habras aparcado, porque te estamos esperando en la puerta para ir al parque".
Os ahorro el resto de la conversación.....

4 comentarios:

  1. Jajajajajaj! Esto ya es muuucha tela!!
    Yo esta historia, obviamente, también me la sabía y para mí es una de las más insólitas!
    ¿¿Cómo puede ser?? ¿Será que mi padre padecía capítulos de amnesia temporal? ¿O será simplemente que estaba en su mundito exclusivo en el que sólo habitaba él?
    Anda mamá, que no has tragao ná... Lo que yo digo: que es que si hubiese un premio a la mujer "soportadora", te lo habrían dado a tí.
    ¿Cómo has podido mantenerte cuerda con este espécimen a tu lado tantos años?

    ResponderEliminar
  2. Me parece sorprendente todo lo acontecido...Menudos chascos te llevarías...Parece un poco irreal, tienes historias para contar y no acabar...Menos mal que tienes a tus hijos y seguro que es la mejor recompensa después de todo lo que pasarías...¡ESCRIBE UN LIBRO!!!!Seguro que ayudaria a muchas personas...Yo seré tu fan...Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que nunca te fiaste nesse pai,para
    cuidar dos teus filhos, algum dia chegaria a casa sem eles,telos-ia deixado esquecidos em
    qualquer lugar. Não penses que é só ele o meu
    marido perdeu o António com apenas tres anos na
    feira do Poçeirão foi lá um reboliço ,e viemos a saber por terceiros.Outra vez levou-o a ver as
    ovelhas ,começou a andar e largou-o sózinho no meio dos campos,o miúdo nunca mais quiz ir com
    ele e lá conseguimos sacar porquê.
    HOMENS

    ResponderEliminar
  4. Gracias por compartirnos tu historia Adilia. Siempre me atrapa la lectura de lo que publicas. Y gracias por permitirnos conocerte a los que te leemos

    ResponderEliminar