15 mar. 2013

Las manías del abuelo

¡¡Vaya tela las cosas que tiene el abuelo!!
En realidad, este abuelo no es abuelo, porque al no tener hijos, obviamente tampoco tiene nietos. Digamos que nosotros lo hemos adoptado, y viceversa, ya que él no tiene ni familia ni amigos.
Es extraño que un matrimonio sin hijos no se acerque al resto de la familia, ellos se aislaron. Luego surgieron litigios de herencias y ahora que tiene 86 años y muchiiiiiiisiiiimas manías, solo nos tiene a nosotros. Y eso porque yo estuve 7 años cuidando a su mujer enferma de Alzheimer, que falleció hace ahora 5 años, coincidiendo con el principio de mi enfermedad.
Ahora mis hijos cumplen la promesa que me hice de no dejar que se muera solo en su casa sin que nadie se entere.


Pero ¡ay!... Yo comprendo la estupefacción de Mylena al llevarle el almuerzo el día en que venía de hacerse su 1ª ecografía (3 meses de embarazo) y comentarlo con él muy entusiasmada, va y le dice que ese, su bebé, es como "Luisito el del bote". ¿¿Perdón??
Entonces el abuelo le detalló que su madre abortó a las 12 semanas y cómo su padre médico metió el feto en un bote con alcohol, teniéndolo en casa durante años. Mi pobre hija llegó a casa horrorizada.  Evidentemente es un comportamiento macabro, no muy normal, pero es que por todo lo que me ha contado a lo largo de los años, nada fue normal en su vida. Hay episodios que solo me creo porque me los contó varias veces sin variar un ápice su contenido.

El abuelo es un caso... Desde que está solo, viene todas las tardes a casa, llega a las 19h en punto, abre con su llave, dice: "¿Cómo vamos? ¿La noche ha sido buena?". Dicho esto, se quita el abrigo, se pone sus zapatillas, coge su cojín de los pies, su mantita polar marrón, va a la cocina a por un vasito de agua, la mesita plegable, lo instala todo minuciosamente, lo más cerca de mí (se adjudicó ese rincón del sofá), luego viene a darme una serie de besitos y finalmente se instala.
A esa hora yo estoy con el ordenador y Mylena está estudiando inglés y con la tele de fondo. A las 8 menos 5 pregunta "¿Está bien de voz?", señal de que quiere los cascos para ver su documental de la tarde (los cascos fueron un regalo que le hicimos porque está sordo y nos volvía locos con la tele).
A las 9h le dice a mi hija "Tu madre querrá oír las noticias...". Digo que sí y el pobre se quita los cascos, tratamos de darle volumen para que se entere.
A las 9h30 se levanta, va al baño, y procede a hacer lo mismo que al llegar pero a la inversa sin desviarse ni un día de su ritual.

Los fines de semana y festivos viene al mediodía, almuerza con nosotros, pasa la tarde, le ponemos la cena temprano para que se vaya a su hora. Su casa está a dos pasos, y si alguna vez se le hace tarde, Jonatan o Jose le acompañan.
Mylena imita perfectamente sus tics, que son muchos. Todo lo hace a cámara lenta.
Al principio mis hijos se quedaban atónitos, al verle mojar el pan en la Coca-Cola ó pedir más pan para el helado, por mucho que se le ofrezca fruta o cualquier otro postre, él toma helado todo el año y si es siempre el mismo, chocolate blanco, mejor.
Tarda de media 1 hora y 20 minutos en almorzar. Luego, para desesperación de las chicas, se pone a caminar por el pasillo 30 minutos ida y vuelta, le veo girar en la esquina y mirar de vez en cuando el reloj, jejej!!!
Cuando empecé a trabajar en su casa hacía lo mismo, pero entonces tenía a su esposa y era su casa. Ahora es mi casa, hay más personas transitando por ahí, además vivo en un bajo. Cualquiera daría unas vueltas a la manzana, pero a él ni se le ocurre. Es como un robot.

Esto es para verlo porque contado pierde su esencia. Hay que decir que el abuelo nos tiene mucho cariño y nosotros a él tambien, pese a sus rarezas. Son muchos años...
Y yo nunca olvidaré que cuando mis hijas eran estudiantes era como el abuelo que no tenían. Cuando aprobaban el curso, cuando se sacaron el carnet de conducir, por navidades, para la feria de abril... Era él quien tenía 50 € para regalarles, lo que no hacía su padre. 

A mí me dió muchos dolores de cabeza, pero también me ofreció su apoyo y le estoy muy agradecida.
Angel se cruzó en nuestras vidas y no volverá a estar solo.

8 comentarios:

  1. Buena tarde le cuento que tengo 37 años y hace 9 meses comencé con fasciculaciones generalizadas, comenzaron en las piernas, estomago, brazos, manos, cara, espalda, hasta he sentido una que otra vez en el ano, a los dos meses que me iniciaron fui a la neuróloga (muy prestigiosa en mi país) ella me hizo un electromiograma en una pierna donde presentaba dolor, todo salió bien, ella me dijo que no había de que preocuparse, en un tiempo las fasciculaciones bajaron notablemente pero a mediados de enero volvieron con frecuencia, soy súper hipocondriaco, volví a ir con la Dr y ella esta segura que no tengo algo de que preocuparme, no tengo debilidad ni atrofia, nada excepto las fasciculaciones. Me podría por favor comentar como es la enfermedad desde su perspectiva y sino le incomoda me puede contar como comenzó con la enfermedad y como son las fasciculaciones que dan y en que etapa dan?? Muchas gracias

    ResponderEliminar
  2. Eres increíble,Adlia. Contigo, y tú familia, uno nunca tiene tiempo de aburrirse.

    ResponderEliminar
  3. até eu eu já conheço de cor seus hábitos e manias,mas aprendi a gostar muito dele ,pois te trata como uma rainha. percebo que Milena tenha ficado horrorizada com essa história que a mim não me parece real. acho melhor verem não esteja ele a começar a confundir tudo, e a inventar. de resto,comparando com alguns idosos que conheci,(trabalhei num lar) ele até está muito bem. tomara que continue assim,pois já está na familia de acolhimento,e passe o que passar, com ele ,só vos tem a vós.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja! Genial la entrada! Has descrito al abuelo perfectamente! Me ha arrancado unas cuantas carcajadas. Un beso mami eres la mejor :-) Mylu
    (Pd para Olguier: no se si habras leido la entrada o no, pero tu comentario no viene a cuento... Si tienes alguna duda de ese tipo puedes enviarle un mensaje privado a mi madre que seguro estará encantada de reponderte, aunque te digo de antemano que esta enfermedad es muy distinta en cada persona)

    ResponderEliminar
  5. Olguier, no te preocupes. Mira tu correo que ya te contesté.

    Mimos, creeme, el abuelo está desvariando un poco, pero por lo que ha contado, su era capaz de eso y mucho más...

    Jose Antonio, tienes razón, aquí no nos aburrimos...

    ResponderEliminar
  6. Tía, él no se inventa las cosas, son reales y muy propias de su padre, q aparentemente era un poco lunático y del q nos ha contado muchas cosas por el estilo.
    Viniendo al caso, dicho dejo q contándole esta historia a la madre de Lisa, he sabido q no es el único q ha tenido "un hermanito" en un bote, jajajaja! Asi es! Parece haber sido en su día, algo más común de lo q me hubiera imaginado!
    Mamá, perfectamente detallada toda la ceremonia de llegada a casa y sus rutinitas diarias, jajajaja! Es q es pa dedicarle una y cien entradas porque a "personaje" no le gana nadie.
    Lo q nos reímos con él! Pero aparte de todo esto, es cierto q a estas alturas es un miembro más de esta singular familia y le tenemos mucho cariño, igual q él a nosotros.

    ResponderEliminar
  7. He reído, he llorado con este apunte. Eres muy especial Adilia, es difícil no quererte, el abuelo te quiere mucho y eso se nota. Todos te queremos un montón, gracias por ser así. Sois una familia única!!!

    ResponderEliminar
  8. Que gracioso el yayo, es el post mas entrañable que he leido en mi vida ^^ Se nota que sois muy buena gente en tu casa.

    Un apuntillo, en algunas teles cuando conectas unos cascos el nivel de los altavoces de la tele lo regulas o lo mutas a voluntad, en otras lo detecta automaticamente como cascos y no te deja oirlo a la vez y en otras hay una opcion en el menu que te permite cambiarlo.
    Aquí en casa los yayos usan cascos y los demas a la vez oimos a un volumen normal lo que es bastante comodo, te aconsejo que comprobeis con el manitas que tengais mas a mano si lo podeis hacer.
    Aparte siempre poner el volumen de la tele para los cascos al maximo o casi y ya ir regulandolo al gusto en la ruedecita de los propios cascos que asi se oye mucho menos el sssss jeje

    Un saludillo!

    ResponderEliminar