15 abr. 2018

Un hilo de vida


Ocurrió el 27 de marzo de 2018. Como tantas veces, desde aquel 7 de febrero de 2015 cuando salí del hospital con la traqueotomía, tocaba cambiar la canula.
Para los dos primeros cambios vino el otorrinolaringólogo a mi casa y desde entonces han venido cada mes la Dra. Ana Saenz y Marisa, siempre sin ningún problema.
Pero la última vez sucedió el incidente hasta entonces inédito.
Ana y Marisa llegaron a las 11h50 (lo sé porque tengo un reloj luminoso en frente de mi cama y voy mirando la hora). Inmediatamente Marisa procedió al cambio que se hace en cuestión de segundos, ya que hay que desconectar la máquina y mientras tanto yo no respiro.
Esta vez se formó un coágulo que me impedía retomar la respiración. Ninguna máquina fue capaz de desobstruir esa cosa que obstruía mis pulmones...

Cada uno de los presentes ha contado como lo vivió, ahora me toca a mí...
Recuerdo oír a mi hija decir en tono alterado ¿Qué le pasa a mi madre?, luego ya gritando ¡¡Ayyy mi madre!!, recuerdo no poder respirar y más nada.
No me enteré de la aflicción de mis dos ángeles turnandose para que mi corazón no parase de latir, ni de Cristian haciendome el boca a boca, ni de que me transportaban en ambulancia, ni la llegada al hospital, ni nada de nada.

Lo siguiente fue abrir los ojos y ver el techo de placas y pensar ¿Dónde estoy? Esto no es mi casa. Vi un reloj en la pared, eran las 14h30. No me di cuenta de lo que pasó en esas 2,40 horas.
Mi cerebro empezó a funcionar muy bien gracias a Dios. Tenía algo que me pinchaba la cabeza ó era mi propio pelo que me tiraba, me dolía el estómago y pensaba: Que venga Cristian y abra el botón de la PEG y salga todo el aire acumulado. Otra vez que me pasó que lloraba de dolor, se le ocurrió hacerlo, el aire salió como de un balón y fue mano de santo... Pero allí no se podía entrar. Muy mal dejar a alguien en mi estado, sola, sin poder hacer ningún movimiento ni pronunciar palabra. Es mi opinión.

Qué cosas tiene la mente... Pensé en el pequeño Gabriel, el niño de Almería, en lo mal que lo habrá pasado, porque lo pasé yo. ¿Cómo puede una persona asfixiar a un niño inocente con esa sangre fria?
Luego vinieron a verme el Dr. Benitez, el Dr. Boceta, Virginia y Manuel, profesionales de la Sanidad y estos dos últimos, amigos de mi hijo, supongo que los llamó desde su trabajo en Paris. En la puerta de la sala de reanimación, mi hija mayor llamó a su hermano, le metió tal susto en el cuerpo, que se vino esa misma tarde. Entre los 3 días de trabajo, el vuelo ida y vuelta que tenía para el fin de semana y el que compró para venir urgentemente, la broma le costó más de 1000 €.
*Hijas para otra vez que me pase algo, si me estoy recuperando no le llameis.

A las 15h40, en forma de angel salvador, apareció Anya con sus maneras desenvueltas, diciendo: Hay que buscar YA una habitación para Adilia porque una persona con ELA no puede estar así en una camilla...
Y no sé como lo hizo que en unos minutos de nada, ella misma me llevó a una habitación individual con mi familia. GRACIAS Anya.

Observación de mi yerno al que también han llamado al trabajo: "Cuando llegué estaba la ambulancia en la puerta, entré y vi a Ana como loca haciendote el RPC, y Cristian que parecía un vampiro, con toda la cara salpicada de sangre".
Y es que, lo que no pudo la máquina, lo logró Cristian insuflándome aire por la boca.
¡¡De película!!
Según calculo, debieron pasar 24 minutos en total hasta llegar la ambulancia. Entonces ya tenía pulso estable y saturaba alrededor de 90, ¡¡¡ufff!!!
Los tres me han salvado la vida. A mi hija la echaron de la habitación porque no solo no daba golpe en bola sino que entorpecía, como la que está viendo morir a su madre... Mi nietecita que estaba en el salón preguntaba ¿Qué pasa mamá? ¡¡Pobrecitas!!
En los siguientes días pasé violentos dolores de cabeza, alteración del sueño (lo mismo pasaba noches en vela que dormía de día), un dolor (tremendo dolor) en el pecho, que aún persiste levemente y excesivo cansancio.  
Pero ya pasó. Lo malo es que ahora ya nadie se atreve a hacerlo a domicilio y a mí no me hace ninguna gracia tener que soportar la tortura de que me tengan que vestir y desvestir para salir cada mes.

Por último, decirles a mis hijos que ya llevamos 10 años, os pido por favor que cuando llegue el momento tengais la templaza suficiente para hacer las cosas que hay que hacer con la ayuda de la tia que sabe cuales son mis deseos.
Habeis luchado conmigo y por mí al 100%, más no se puede...
Unidos superareis cualquier cosa.

 (Escrito con la mirada)

12 comentarios:

  1. superamos todos ,muito mais do que aquilo que pensamos ser capazes, e de facto, unidos tudo se leva melhor. já passou! não volta a acontecer. beijinhos

    ResponderEliminar
  2. Vuelta a la vida por 3ª vez - será que aún tengo cosas que hacer??

    ResponderEliminar
  3. Amiga, que relato, que sofrimento...Mas já nos habituaste a ir à luta e agente nem quer pensar noutra coisa... Tanto tempo sem respirar e conseguiste aguentaste, foi gigante a tua luta.
    Mas é claro que tens muita coisa para fazer... olha e eu preciso de sentir que estás aí, preciso de saber que me apoias mesmo de longe...Muito obrigada por todos os conselhos que me dás, e desculpa se sou uma chata e te estou sempre a pedir qualquer coisa...
    Um enorme abraço minha Guerreira.

    ResponderEliminar
  4. ¡ Uff,…! ¡ Qué pasada Adi!
    24 minutos, son muchos minutos.
    Menos mal que pronto dejaste de darte cuenta pero lo de Cristian,… no puedo ni imaginarme lo que fue para él.
    Está claro que no te tocaba, como no te ha tocado en las otras ocasiones y ahí estaba él y tu familia, para que tu sigas compartiendo con la gente que te queremos tus posts y tus aventuras; porque esto último, no sé quién lo va a superar.
    Me alegra de corazón que estés bien.
    Espero y deseo que esto sea porque la vida te tenga reservada una gran alegría
    Un beso enorme y Abrazos para la family

    ResponderEliminar
  5. Adilia, cuentas las cosas como nadie, de un modo que deja ver la gravedad, pero sin miedo, dejando ver la valentía y la calidad humana de todos los que te rodean. Me alegro muchísimo de que todo saliera bien, no ha llegado tu hora, todavía tienes cosas que hacer. Y sobre Cristian, es tu Angel de la Guarda, me alegro mucho que esté en tu vida. Un besazo muy grande

    ResponderEliminar
  6. Adília conmovedor relato de VIDA! El vivir con ELA nos obsequia con estos baches (he pasado dos) y como a ti no sabia donde estava. No era nuestro momento. Sabes una cosa mis recopilaciones diaries la en maqueto y al año natural hago un libro familiar, para dejar constancia, del que fui. El del 2018 tu relato de VIDA! ocupa ya les paginas 66,67,68. Abrazos para toda tu familia un beso grande para ti querida. Josep

    ResponderEliminar
  7. Es muy impresionante lo que relatas, más aún con esa fortaleza que incomprensiblemente os acompaña en el transcurso del camino, nos enseñáis a aceptar todo lo que venga con una fuerza aparente ya que en esta historia l@s unic@s fuertes sois vosotr@s y si vosotr@s podéis con la lucha diaria, nosotros, vuestros hijos, familiares, amigos que menos que estar a vuestro lado, aunque como tú dices, muchas veces seamos más estorbo que ayuda.
    Te mando todo mi cariño, a ti y tu familia.

    ResponderEliminar
  8. Querida Adilia:
    Se me hace un nudo en la mirada, pero que sigo dale que te pego a ver donde y cuando te veo.
    Ayer en La Luna Llena
    Hoy en la taza de té,
    A veces pienso que es mejor no pensar.
    Un abrazo
    Te quiero

    ResponderEliminar
  9. aqui passeando por teu blog mais uma vez. 3 meses passados sem ti. tantas saudades! não esqueci nada do que me pedis-te para fazer. enquanto eu viver sempre pensarei em ti,como a mais pura,a mais humana,a mais bela,e a melhor das irmãs. esta foi tua última publicação no blog,mas continuas entre nós ,invisível como o amor que te temos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Adilia,no nos conocemos de nada,pero el destino ha unido una parte de nuestras vidas.Soy Concha,Conchita en casa,hija de Conchita Romero,hermana de Angel y por tanto,su sobrina.
    Quizás estos días tus hijos te hayan hablado de mi.Me dieron sus nombres en el ayuntamiento de Dos Hermanas y rastreando en las redes sociales di con ellos y ahora estamos en contacto . Casualmente vi la foto de un anciano con un bebé en brazos,me dio un vuelvo el corazón al reconocer en él los caracteres de la familia.
    Así es como indagando di contigo,espero que no te importe que te tutee.
    Me cautivan las historias personales y la tuya lo es,además,has contribuido a rellenar un hueco vacío y doloroso de mi propia historia.Solo quería agradecerte el cariño y calor humano que tú y tu familia habeis dedicado a mi tío hasta el final de sus días.
    A pesar de que lo que he leído me deja un sabor agridulce por el daño que hizo a sus hermanos y sobre todo a su madre,que esperó toda una vida en silencio para volver a abrazarlo,solo quiero mostrarte mi agradecimiento por haberlo acogido como a uno más de tu familia.Seguro que aunque sus hermanos y su madre ya no puedan saber de tu dedicación hacia él,también se sentirían enternecidos y satisfechos de su final.
    Muchas gracias.
    PD: se que no he elegido la entrada más idónea,solo lo hice por ser la más reciente y tener más garantías de que te llegaría

    ResponderEliminar