1 ago. 2010

Dios, devuélveme a mi madre

Ese verano 2008, a pesar de mi estado de convalesciente, hemos desarrollado, mis hijas y yo, una actividad frenética.
Por un lado, las innumerables pruebas y citas médicas, por otro atender a Angel y ayudarle en lo posible tras el fallecimiento de su mujer. Luego, a Rosalia que llevaba tiempo compartiendo piso, le entró el gusanillo de buscar algo para comprar, aprovechando la caída del precio de la vivienda y también la ayuda económica por parte de Angel y mía.
Así que nos arrastró a su hermana y a mí, de piso en piso durante un mes. Paralelamente todas las mañanas íbamos a un centro de rehabilitación, al que mis hijas me obligaban a ir andando, convencidas de que en el movimiento estaba mi cura. Se habían transformado en auténticas fisioterapeutas...
Durantes 3 meses acudí a ese centro, cuyo coste exhorbitante no hubiera podido asumir sin la ayuda de Angel, quien insistió en que fuera, convencido él también, en que eso me haría mejorar. No fue así y ahora que lo pienso, lo he pasado muy mal.
Una vez, cruzando mi calle del brazo de Mylena y una muleta en la mano derecha, casi nos atropella una furgoneta, y cuando digo "casi" no exagero nada, puesto que mi hija llegó a dar puñetazos en la chapa mientras gritaba "¡Para, para!". El vehículo no tenía luna trasera, sino chapa, y salía de la calle marcha atrás. Yo lo ví venir pero mi garganta se negó a emitir el menor sonido, lo cual tampoco hubiera ayudado, ya que mis pies quedaron automáticamente pegados al suelo.
Mylena hablaba y al mirarme y ver mi expresión, solo tuvo que seguir mi mirada al tiempo que alguien desde la acera gesticulaba al conductor. Todo quedó en un susto y el recuerdo de estas palabras de mi hija en su estilo bromista, pero en este caso una gran verdad: "Has visto mami, que me hubiera dejado aplastar antes de soltarte". 
Otro día nos topamos con un exhibicionista, quien al ver que no podíamos escapar, se plantó a unos 30 metros de nosotras en nuestro camino, con los pantalones bajados y soltando toda clase de obscenidades. Esta vez fui yo quien dijo una frase que sorprendió a mi hija por inusual en mí y que no voy a repetir... Enfin, ni mis hijos ni yo olvidaremos las mil peripecias derivadas de mi enfermedad.
En septiembre ya sabía q tenía ELA pero me negaba a indagar sobre el tema, aunque me daba cuenta de que ellos sí buscaban.
El día que recibí la llamada de Canal Sur radio, preguntando si iba a volver, les dije que sí y que iría con Mylena para que aprendiera y posteriormente ocupara ella mi lugar. Empezamos en Septiembre y hasta Navidad, cada mañana de 8h a 9h30, teníamos cita con las noticias...
Desde el inicio me dí cuenta de que mi voz estaba tocada, mi discurso se entrecortaba, me faltaba el aire y quiero decir aqui, por si alguien de la plantilla de RTVA lee esto, que no hubiera podido seguir sin  ellos, los técnicos que paliaban mis dificultades y, lo más importante, me animaban, llegando a sorprenderme el cariño que recibía ya que mi intervención era mínima y siempre salía corriendo para otro trabajo.
Por eso nunca olvidaré a Marco, Irene, Pilar, María José, Pedro, Antonio y todos.
En mi memoria quedan también estas palabras de mi hija pequeña una noche en que vino a mi cuarto a ver si estaba bien. Al oír mi voz ronca dijo: "Dios, devuélveme a mi madre".

4 comentarios:

  1. Corazón...que vidilla más movidita, ladrones, exibicinistas, has tenido de todo! para no aburrirse!Lo que más me gusta es el cariño que desprendes en todo lo que vas recordando...y el cariño que vas recibiendo..Ojala el mio te sirva, aunque sea un poquito para hacer tu vida una migaja más agradable.Te quiero y mando mi fuerza. El otro día me hiciste un comentario y decías que eras indigna de ser mi amiga....Nunca lo pienses, ya formas parte de mi y no sabes como me alegra compartir contigo este mundo nuevo para mi, la fe que yo pueda tener me está ayudando...y mucho, pero vuestra compañía y vuestra vida me da más fuerzas para seguir luchando por mi vida. Mi fe es un pequeño granito de arena..tengo mis dudas y mis preguntas sin respuesta, pero el creer que Jose desde su Cielo me está ayudando me llena de energía y voy PALANTE...La amistad que voy encontrando en el blog para mí, es una señal de que algo "existe"...Te quiero, un beso enorme...Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Siga minha tia sempre para a frente,como o fez tão surpreendentemente até agora. Não perca a coragem extraordinária que tem demonstrado, e tal como muito bem diz a amiga Mari Carmen - para certas perguntas não temos resposta. Depois dos momentos de desabafo e desespero - retome a força extraordinária que é a sua e PARA A FRENTE. Estamos consigo sempre ... em pensamento, todos os dias, para si e primos a nossa energia positiva e e um mega abraço, já com saudades. Manuela&António

    ResponderEliminar
  3. vida recheada é sempre melhor que uma vida oca e sem sentido.acontece-nos ao longo da vida milhares de coisas,felizes,infelizes,cómicas,embaraçosas,e um dia
    ancontece-nos coisas mesmo más.Como a tua vida(usando uma frase de Carmen) foi bem movidita tens agora imensas coisas para nos contar,reviver e ocupar a mente.E tens o nosso carinho.Estamos longe
    mas estamos perto.

    ResponderEliminar
  4. hay que ver esta historia del exhibicionista que fuerte! Me imagino que el mal trago os lo tuvisteis que pasar pero que risas despues cuando nos lo contasteis.
    Que agradable fue la visita de la tia y de Manuela un besazo a las dos

    ResponderEliminar