5 ene. 2011

Trucos caseros


Una de las cosas que más me molestan es la falta de intimidad en general, y particularmente en el cuarto de baño, pero no puedo prescindir de ayuda. Lo ideal es que tras asegurarse de que estamos cómodos y seguros, el cuidador nos deje un momento.:.:.
Cuando estaba bien, lo primero que hacía al levantarme era lavarme los dientes, asi que a medida que fui perdiendo la capacidad de hacerlo por mí misma, tuve que conformarme con que me lo hagan mis hijos, cuando pueden.:.:.
Me compré un cepillo eléctrico y curiosamente siempre que Jon está en casa le requiero para esa tarea porque es el que mejor lo hace. Desde hace algún tiempo mis músculos faciales también se han declarado en huelga, y aunque nos reímos con los bocados que le doy al cepillo y las cosas que dice mi hijo, yo llevo un tiempo pensando en dejar de comer porque me resulta imposible vivir sin una higiene bucal decente.:. Pero ¡ea! también me desagrada privarme de las pocas cosas que aún puedo ingerir!!!
El otro día se me ocurrió algo tan sencillo como pedir que trajeran una espátula de madera y con ella mantenerme la boca abierta tal como si estuviese en el dentista. El resultado: dientes perfectamente limpios! La mandíbula algo dolorida, pero vaya, a estas alturas no nos vamos a quejar por tan poco.:.:. (Si me acuerdo de algún otro truco os lo cuento)

6 comentarios:

  1. sempre tives-te boas ideias, e continuas a tê-las. já sabia que Joni era o escolhido para a tarefa(lavagem de dentes) torpe, mas afinal não é tão torpe assim. apenas um pouco despistado.
    as imagens estão como sempre o máximo. perfeitas para o texto. não te ocorra deixar de comer. come o que te apetece e consegues comer.
    um beijo

    ResponderEliminar
  2. por onde andam os teus 36 seguidores?
    olha, sabemos que a vida é uma correria
    onde já não há tempo para parar e olhar com atenção´as coisas bonitas á nossa volta.é uma pena
    porque quando percebemos, não há como recuperar
    nada.

    ResponderEliminar
  3. HOLA ADILIA , ACABO DE LEER TU BLOG Y ESTOY DE ALCUERDO CONTIGO, A MI ME PASA IGUAL ME GUSTABA TENER MI INTIMIDAD EN EL BAÑO, PERO NO PUEDE SER YA QUE ME LO TIENEN QUE HACER TODO, LA LIMPIEZA DE MI BOCA ES ALGO QUE AHORA ME LO TIENEN QUE HACER, TAMBIEM ME COMPRE UN CEPILLO ELECTRICO PERO MIS MANOS YA NO PUEDEN MANEJARLO , BUENA IDEA LO DE LA ESPATULA DE MADERA PROBARE, GRACIAS POR PONER TUS ESPERENCIAS EN TU BLOG , ME GUSTA COM LO HACES, ANIMO Y SEGUIREMOS LUCHANDO PARA VENCER A ESTA MALDITA ... ELA... TENEMOS SUERTE DE TENER A NUESTRA FAMILIA QUE NOS CUIDA, UN ABRAZO ... MILAGROS ..

    ResponderEliminar
  4. concordo com a minha mãe, nem penses em deixar de comer...assim, recuso-me a fazer comida!!!
    Quanto aos dentes...essa é uma tarefa que vamos experimentar as duas quando for aí...parece-te bem???
    um grande beijo
    (desculpa a ausência)

    ResponderEliminar
  5. Siii, ella no para de inventar... y nosotros de llevar sus ideas, como podemos, a la práctica... No sé yo si a veces no la frustramos más que otra cosa.
    ¿Cómo llevamos los últimos cepillados mamá?

    ResponderEliminar
  6. Hola Adilia solo de pensarlo me asusta, perder la intimidad, hay cosas que me son difíciles, mi tozudez y mi fuerza que aun poseo… hacen que no pida ayuda, algunas veces con el riesgo de caída ejemplo: para coger los zapatos o cualquier prenda de ropa utilizo un palo alargador, para abrir la ventana delante de la bañera me agarro a la puerta abierta y tiro de ella, para cerrarla llamo o apoyándome con el andador lo consigo, un asidero para levantar del water, para limpiarme después utilizo esponja sentado al bidet, para vestirme lo que mas me cuesta son ponerme los calcetines y los pantalones, me cojo el tiempo necesario y cansándome lo consigo, para levantar de la mesa necesito hacer dos o más intentos haciendo fuerza con las manos, me ducho solo y de pié, lavándome los dientes me lleno de babas pero sigo en ello, ya lo se soy un elático privilegiado o la excepción de todo pronostico, cada día me cuesta más hacer estas pequeñas cosas y hay días que recurro a la ayuda depende del trote que hay dado a mi endeble cuerpazo.
    Todo para ti Adilia no por esto quiero decirte que: “estoy asustado” bailamos con la más fea y cada día es peor el baile. Tropecientos abrazos Josep

    ResponderEliminar