22 abr. 2010

María

Evocar mis primeros tiempos en Sevilla Capital, ha hecho afluir recuerdos: malos, regulares, y algunos buenos. De entre ellos surge un nombre, el de alguien con quien compartí 3 horas diarias, 6 días a la semana, desde septiembre de 2001 hasta mayo de 2004.
Un dia recibí una llamada telefónica, proponiéndome como trabajo el ayudar a una señora mayor con el aseo matinal, el desayuno y un paseo.
Cuando contesté que salía de mi trabajo nocturno a las 9h, y me seria imposible estar en su csa antes de las 10 me dijo "de acuerdo, mañana nos vemos". Entonces empezó mi relación con María.
El primer día, como que no estaba por la labor de tener a una desconocida en su intimidad... Y es que Maria no estaba enferma, solo era muy mayor y estaba debilitada por anteriores problemas de salud.
Poco a poco mientras la ayudaba a vestirse y demás le iba comentando cosas de mi día a día, de todo un poco, con el paso de los días me dí cuenta de que mis historias la entretenían y de pronto una mañana me preguntaba como le había ido el examen a Mylena o si mi enferma había pasado una buena noche...
Pasaron los meses y nos hicimos amigas, ella salió de su mutismo y empezó a hablar: de su marido "mucho", de su pueblo natal en Extremadura, de su infancia y esas cosas que tanto les gusta a los abuelos recordar.
Ella tenia clase, era muy culta, y bondadosa, era de esas personas que dejan huella.
En cuanto a mí me queda la certeza de haberla hecho reir y el orgullo de haber sido su amiga. Un sábado de mayo de 2004 le dije: "Adiós Maria, hasta el lunes", pero el lunes Maria ya no estaba.
Tenia 93 años y estaba muy cansada.

3 comentarios:

  1. Tantas histórias e tão bem contadas, cada vez tenho mais a certeza que devias escrever um livro. Se pensares bem, já começas-te as primeiras escritas é só compilar e seguir a história....

    ResponderEliminar
  2. Me parece que de verdad deberías escribir un libro. Tienes historias fantásticas que contar..y reales. Trasmites bondad y mucho cariño en lo que escribes, me gusta leerte...espero que no te moleste que me pasee por tu blog y me llene de tus experiencias.Gracias. Un beso. Mari carmen.

    ResponderEliminar