25 abr. 2010

Una mañana cualquiera


Un día normal en casa puede ser como el de hoy.
Me despierto sobre las 6h, (compré un reloj digital que hice colocar frente a mi cama, para poder ver la hora a lo largo de la noche), siempre espero hasta las 8h para que descanse la persona que está conmigo, de momento es Rosalia.
Hoy llamé con el timbre adaptado por Carlos, voluntario de Ela Andalucía, era poco + de las 8h y empieza para mi hija y para mí lo que ya es rutina. He de decir que ella es una chica delgada pero tiene fuerza, o la saca de donde puede, el caso es que con ella me siento segura.
Es mucho + alta que yo por eso cuando coge impulso para levantarme me choco inevitablemente la cara contra su hombro. Ella me pide que levante la cabeza, olvidando en ese momento de esfuerzo, que si pudiera no haría falta decírmelo... Nos vamos al baño, y en cuestión de 45 minutos salimos ya listas, ducha incluida.
Tratamos de simplificar y ahorrar esfuerzos inútiles. De la ducha yo salgo cansada y feliz, y ella cansada y mojada, por mucho que se remangue y se suba el pantalon del piyama.
Luego nos vamos a la habitación donde duerme ella, y que fue en un pasado aún reciente el dormitorio de las 2 hermanas. Ahí desayunamos, no sin alguna que otra discusión, pues es frecuente que a mitad de esta frugal comida, a mí me entren náuseas y ella se empeñe en que coma.
Para rematar el asunto viene la ingesta de pastillas de la cual no voy a hablar por respeto a mi estómago... Ya son las 10h y llega Ángela, la joven que de lunes a viernes nos echa una mano con las tareas de la casa.
Así mi hija me instala todas mis cosas para pasar la mañana en esta estancia amplia y luminosa, mientras ella dispone de unas horas para sus cosas. De cómo transcurre el resto del día es tema para otro capitúlo.
Si tuviera que describir a Rosalia diría que es una persona algo infantil para su edad, algo introvertida, peleona cuando hace falta y también, a veces, sin motivo que valga la pena... También inteligente, hábil, eficiente, nada rencorosa y cariñosa.
ESA DE LA FOTO ES ELLA EN LA ACTUALIDAD.

8 comentarios:

  1. ...de facto os meus primos são fantásticos. Não podias ter mais sorte Tia! Apesar de teimosa como uma mula (como sempre dizias) a nossa Rosa é única.

    ResponderEliminar
  2. Guapísima tu Rosalía...seguro que igual es de bella por dentro. Con una madre como tú es preciso que tengas a tus hijos como ángeles....Siempre velaran por tí. Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Esto es para ti, Mari Carmen.
    Si te asomas por aqui otra vez, quiero que sepas que eres la mejor y más indulgente seguidora.

    E tu Danielita tambem te deixas levar pelo
    carinho que bos une.
    Muchas gracias a las dos, y un beso .

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga (permiteme que te considere amiga) he leído tu comentario en mi blog y no quiero que te entristezcas, tú debes sonreir a la vida, yo cuento mis sentimientos, pero puedo asegurarte que soy feliz aunque ahora lo vea todo un poco gris. Si me lees, piensa que antes de todo esto quise con toda mi alma y eso ahora duele, pero te aseguro que Jose me está ayudando desde su Cielo y estoy segura , ayudará a los que como él tenéis el camino difícil. Fue un ejemplo en su enfermedad. Prometo ponerte mañana un chiste en mi blog para hacerte sonreir. Mereces alegrías y no tristezas. Irá por tí. Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  5. Mamaaa... Yo infantil?? Juuhmm... Jejeje, pa otra vez cuelga una fotito donde no salga con cara de TONTA!!
    Te quiero mucho guapa ♥ ♥ ♥
    Ah, gracias a los cumplidores que dicen q soy "linda"... ;-)

    ResponderEliminar
  6. Buenos días,
    soy Adriana. Es la primera vez que leo un blog, y me tienes totalmente engachada (no hay libro que lo supere). Todos los días lo abro a ver que nueva historia cuentas. Me encantan tus anecdotas, sobre todo lo de tu hermana en el pueblo... jajajjajja. Un beso muy fuerte guapísima.

    ResponderEliminar