15 may. 2010

Destinos


Ayer por la tarde mi salón se llenó de risas y animación con la visita de Mercedes, sus 2 hijas y su nieto.
Mi amistad con ella data de principios de la década de los 70. Yo salía con el que iba a ser mi marido y ella estaba casada con su hermano mayor. Fuimos sucesivamente futuras cuñadas, cuñadas y ex cuñadas, pero siempre amigas.
Cuando nos conocimos ella estaba embarazada de Cristina, su primera hija, y en esos primeros años nuestra relación fue de familia; hubo el nacimiento de su hija, mi boda, navidades, cumpleaños, fines de semana, etc. Hasta que un día ellos decidieron regresar a España.
Cristina empezaba el colegio y decían que era mejor no esperar + puesto que sus planes eran los de volver a su país. Aún recuerdo nuestra despedida en la puerta del edificio donde vivían y al que nos mudamos mi marido y yo, puesto que hasta entonces seguíamos en mi estudio de soltera.
El coche se alejaba y nos despedíamos agitando las manos. Acababa una etapa de nuestras vidas. Desde ese día empezamos a vernos ya solo 1 vez al año, cuando nosotros veniamos a ver a la familia en vacaciones.



Ella tuvo otra hija y por último un chico, mientras que en otra parte del mundo yo empezaba por el chico y después las dos chicas.
Cuando, 14 años + tarde, mi marido también quizo venirse y logró convencerme, nos encontramos con una pareja en crisis, o mejor dicho, una familia que al poco tiempo se acababa de romper. Entonces ninguna de nosotras hubiera pensado que 4 ó 5 años después me pasaría a mí lo mismo.
Ella es de aqui y tiene numerosos hermanos, yo no tenia a nadie y la única persona a quien podía contar lo que me estaba pasando era a ella. La llamé, quedamos para tomar café y le solté que ya tenía en marcha los trámites de la separación. Estuvimos comentando lo raro que se nos hacía, pues ambas eramos de la vieja escuela, nos habíamos casado para toda la vida y solo algo muy fuerte pudo echar por tierra esos ideales.
Ayer, aqui en este mismo lugar, yo con mi mascarilla para respirar, ella en plena forma, eramos 2 amigas cuyos hijos son primos hermanos y vaya si se nota... Les escuchaba hablar y reir, el pequeño Álvaro de 7 años contando chistes y mi hija de 25 dándole la réplica, y yo pensaba "No cabe duda: son de la misma casta."
Añado unas imágenes de Ginebra (Suiza), el lugar donde pasé los 20 mejores años de mi vida.

6 comentarios:

  1. Tia não podes esquecer que o divórcio faz parte da família Aires, isso não é um problema ou defeito é uma característica...
    Eu diria que essa foi uma das piores fases da tua vida, mas recordo-me muito bem da força, determinação e racionalidade com que tratas-te tudo, e te mudas-te para Sevilha com essas duas carraças atrás! O que posso dizer, para quem não conhece a história e que não merece ser contada, é que mais uma vez a Adilia mostrou aquilo que ela é. Uma super mãe e mulher.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez estoy más convencida que eres "especial". Muestras todo el cariño en lo que escribes, tus recuerdos son como yo digo "recuerdos y caricias del alma"...deben estar toda tu gente orgullosísimos de tí..madre, amiga, tía....pero sobre todo una persona "especial" que llegas al corazón. Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Querida tía, cada vez estoy más orgullosa d mi familia, bueno en realidad siempre lo he estado porque aunque la paterna haya sido un poco esperpéntica siempre he tenido la materna y por parte de la paterna,sólo la vuestra, pero yo creo q es por esa relación tan especial q tienes cn mi mami, q es como si fuérais parte de la familia d mi mamá, no sé si me he explicado bien tita???
    Para mí soys muy especiales, tú y tus niños/as a todos/as os quiero muxísimo....Cada vez q voy a veros es cmo si el tiempo no pasara, parece q no cmo si os viera todos los días, la misma confianza no estamos raros ni extraños/as; eso es muy bomnito a mi me pasa con muy pocas personas.
    Tita eres una persona maravillosa, y has creado una familia preciosa, que te queremos porque tú siempre has regalado amor por donde has ido, un beso muy grande para tí y para mis primos.

    ResponderEliminar
  4. Joé... Y yo me perdí esta animada reunión familiar... pfff... qué coraje, llegué tarde! A ver si se repite prontito porque es verdad, como dice Patri, que visto lo esperpéntica q es la familia paterna (***) habría que aprovechar esta afinidad y hacer por vernos más, que después lo que se guarda son la experiencias vividas y las que son con la familia son más valiosas aún que las demás, o al menos deberían serlo!
    Preciosas las fotos, qué recuerdos...

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, cada vez más seguidores, eh mamá? Y quién será el tal "pesadilla"??? Jeje... Todo un misterio.

    ResponderEliminar
  6. tita siempre recordare como esperaba con impaciencia vuestra llegada,es raro como ni el tiempo ni la distancia hacian mella en mi cariño por vosotros creo que alli en Suiza se creo un vinculo muy fuerte que por supuesto jamas se partira.Un beso.Por cierto pesadilla soy yo,es mas bien Alvaro porque cuando se pone a hablar le digo que es un pesadilla sabes de lo que hablo ¿verdad tita?

    ResponderEliminar