27 may. 2010

Un oficio

Como todo el mundo hoy en día, yo tengo montones de fotos de familia.
Casi todas hechas por mí, por eso raramente aparezco en ellas. Mis fotografías las guardo en cajas, porque me cansé de los álbumes que llenaban las vitrinas, además de resistir mal el paso del tiempo y nuestros numerosos cambios de domicilio.
El otro día, buscando alguna imagen de Toby, aparecieron dos instantáneas de mis tiempos de monitora que voy a recordar aprovechando el tema para una entrada de mi blog.
La definición "multioficios", en el apartado "profesión" de mi perfil, corresponde a la más pura realidad. Hoy toca la etapa de los 20 a 23 años...
Llegué a Suiza con un contrato de trabajo de un año, y por primera vez en mi vida, un sueldo decente. Mi trabajo consistía en ocuparme del comedor en un centro hospitalario para niños de 5 a 18 años, con diversos problemas neurológicos, además de epilepsia. Estaba situado a 12 kilómetros de Ginebra, en las afueras de un pequeño pueblo, un sitio precioso arbolado y sembrado de viñedos. Yo preparaba las mesas para unos 60 menores y sus monitores, y luego lo limpiaba todo hasta la próxima comida.
Disponía de un local bien equipado y me resultaba fácil. Empezaba a las 6 h de la mañana, pero no me importaba, pues aunque parezca mentira, siempre me ha gustado madrugar.
Hay algo en esas primeras horas del día que va con mi  persona. Desde los primeros días empezé a dar vueltas entre las mesas recogiendo lo que los niños dejaban caer, ayudando a los + pequeños y a los + torpes. Cuando me dí cuenta, todos sabían mi nombre y me llamaban para mil cosas. Vaya, que me habia hecho popular. De tal manera que un día me convoca la directora y me propone pagarme clases de francés y apuntarme a un curso de monitores que se impartia en hospital general. En realidad se hacía el favor a sí misma, pues resultaba difícil conservar a los monitores + de 3 meses.
Hice el curso de 8 jornadas, 1 dia a la semana durante 2 meses y al mismo tiempo una de las profesoras de los niños me iba inculcando lo + basico del idioma. Aunque la verdad es que pasábamos + tiempo charlando que estudiando. Acabado el cursillo, dejé los platos y entré en mi nuevo cargo de monitora. El primer dia hubo problemas porque la directora había pensado dejarme un grupo de niños pequeños pero las otras empleadas dijeron que a la última en llegar debía tocarle el grupo que nadie queria, o sea estos chicos que estan conmigo en la foto y con los que pasé 2 años.
No sé quien habra tenido la genial idea de designar los grupos con nombres de animales. Los + pequeños eran los ositos, detrás venian las ardillas, luego los tigres. Estos 3 grupos eran mixtos. Los mayores, cuyas edades oscilaban entre 14 y 18 años formaban un grupo de chicas, cuyo seudónimo no recuerdo  y otro de chicos llamados los leones, que eran adolescentes en la edad del pavo y con muchos problemas, pero que de leones tenian bien poco...
La jornada empezaba a las 7h y tenia 2 horas para levantar a todos, hacer camas, vestirse, asearse, desayunar y estar en clase a las 9h, tras lo cual me iba, para volver a las 16h. Ahí les recuperaba, dábamos un paseo de una hora, regresábamos y tocaba la ducha, la cena y por último el tiempo libre hasta las 22h, plazo máximo para irse a la cama. Entonces nos íbamos todos los monitores, salvo el que esa noche le tocase guardia.
Sería misión imposible describir todas las cosas que he vivido con ellos. Al final me junté con 16, der sobra está decir que había de todo, uno que no soltaba las postales de su familia ni para dormir, otro que decia ser Johnny Hallyday, uno que trazaba planes de fuga, estaban los que querían "ligar conmigo", los hiperactivos, los pasivos, enfin... Al cabo de esos 2 años, me sentía acaparada por los chicos, las 16 cartas semanales a las familias, el comentario diario sobre cada uno, reuniones, etc.
Decidí que era hora de cambiar mi vida. Quería vivir en la ciudad, tener tiempo para mí, y aquél mes de Enero'74 escribí mi carta de dimisión, con 2 meses de preaviso, lo cual me llevaba al 31 de marzo.
Como me esperaba, la recepción de mi correo y la llamada del despacho de la directora fue a un solo tiempo. Apenas pasé la puerta, esta mujer de mediana edad, un poco ruda y masculina, me lanzaba "¿Qué es esto Adilia, una broma? ¿Es el sueldo? Vale, te lo subo."
Cuando me dejó, le expliqué mis motivos, le dije que el principal era que ya no tenía entusiasmo y no podia aportar nada + a estos enfermos. Total me deseó suerte y desde ese dia empezé a buscar trabajo y alojamiento en la ciudad.
Gracias a mi gusto por los libros y la práctica con el correo de los chicos había adquirido un buen nivel de francés y me sentía capaz de todo.

9 comentarios:

  1. Hola guapísima, de nuevo paso a saludarte. Espero que mantengas tu entusiasmo por eso de los oficios. Seguro que te llevó a aprender un montón de cosas y eso demuestra que has sido una mujer valiente y emprendedora. Ahora uno de tus oficios es tu blog, es tu "obra" para seguir contando tus cosas y compartiéndolas. Me siento orgullosa de ir conociéndote poquito a poco. Un besazo. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Olá Tia,
    Não conhecia esta parte da tua vida...é sempre bom saber um pouco mais, continua a contar estas tuas passagens pela vida, que nos estão sempre a surpreender.
    um beijo

    ResponderEliminar
  3. nem eu minha querida irmã além da fabrica dos relógios conhecia outro trabalho teu.é muito interessante saber agora tudo isso mas interrogo me porque é que nunca falamos disso . penso que foram anos dificeis para nós duas e se calhar preferimos calar muitas coisas .certo é que sempre estivemos e sempre estaremos juntas

    ResponderEliminar
  4. Si es que tú vales para hacer cualquier cosa q te propongas mami. Es verdad que has hecho miles de cosas en tu vida, has realizado múltiples trabajos totalmente diferentes y en TODOS has dejado huella. En todos has sido la mejor.
    Porque realmente eres de las poco comunes personas que ponen empeño y el + profundo interés en cualquier actividad que realice, y eso se nota.
    Seguro que esos niños te echaron muchísimo de menos cuando te fuiste.
    Yo, a pesar de nuestras "diferencias", siempre he pensado que si no fueras mi madre, me hubiese gustado que lo fueses... PERO LO ERES!
    Q U É S U E R T E !!

    ResponderEliminar
  5. Suerte ? En estos momentos no es mucha para ti que yo sea tu madre. Pero es asi y con lo que nos toca hay que vivir.
    Gracias hija por ser mi incondicional fan.
    Aunque no eres imparcial.
    Tambien tengo suerte de que seas mi hija.

    ResponderEliminar
  6. Hola mama por fin una nueva entrada!!
    Ya me habias contado tus miles de anecdotas con esos chicos a cuales mas bonitas e interesantes, pero lo que yo quiero resaltar es lo guapissima que estas en las fotos y que estilazo!!*
    A mi siempre he estado en admiracion ante tu independencia, fuerza y espiritu de trabajo.
    Son modelos para mi tu manera de luchar contra vientos y mareas, de tomar las decisiones correctas y justas ante situaciones de crisis, tu sentido de la rectitud y de la etica. Menos mal que te hemos tenido en nuestra educacion para contrarestar el gran "n'importe quoi" de nuestro queridissimo progenitor. No estoy de acuerdo de que les de la gracias a tus hijos ya que te lo debemos todo.
    un beso muy gordo y sigue publicando articulos tan bien redactados e interesantes

    ResponderEliminar
  7. Olá olá! Este blogue é genial. Eu que sou uma total "naba" na blogosfera, e em muitas mais coisas - não vou a blogues,não ando nas redes sociais... enfim as máquinas não me fascinam - estou fascinada pelo trabalho empreendedor e criativo da minha querida tia,que muito admiro. As razões para tal estão à vista neste blogue que ainda há dois meses iniciou, mas cujas entradas nos vão directas ao coração. E sabe o que é extraordinário? Estão repletas de "força" e de uma coragem e estoicidade sem par num momento verdadeiramente difícil da vida.
    A minha tia é uma mulher extraordinária - obrigada por partilhar as suas histórias, continue a fazê-lo pois como já aqui foi dito- as palavras não são para a tia um limite, escreve "super-bem" e só mostra que é capaz de tudo a que se propõe... MIL BEIJOS - Eu desejo sempre FORÇA, mas não é preciso... a FORÇA está consigo!

    E já agora... aquela imagem dos cisnes no lago Leman e os "vinte melhores anos da minha vida" também me trazem à memória muito bons, e divertidos... momentos.OBRIGADA:)

    A vida é feita de momentos destes uns altos e outros mais baixos - e de vez em quando fazemos um balanço disto tudo...e pensamos toca a andar para a frente, mas também é óptimo recordar...
    Também construímos futuro através destes momentos.

    ResponderEliminar
  8. Quando eu me entender com esta coisa melhor volto aqui para deixar o meu comentário - a mana Mimosete - que anda a aprender a lidar com a informática...

    ResponderEliminar
  9. Querida irmã, é a primeira vez que escrevo num blog. Quem diria que estas meninas que nasceram nos montes do Alentejo, chegariam até estes "modernismos" das novas tecnologias
    Aguardo, umas palavras tuas "por"aqui", pois eu vou deixando as minhas.
    Um beijinho muito grande da tua "mana" Maria Joaquina.

    ResponderEliminar